Conall

LA IMPORTANCIA DEL AGUA EN LA CIUDAD

Nuestro trabajo parte de la operatividad de los sistemas naturales y del espacio urbano para funcionar como infraestructuras verdes y de la valoración del paisaje afectado por la aridez, con una belleza propia que podemos cultivar.

El agua, esencial en el funcionamiento urbano, aparece asociada a problemas de escasez, contaminación e inundaciones. La gestión sostenible del ciclo integral del agua es clave para la adaptación de las áreas urbanas al cambio climático, asegurando su funcionamiento frente a periodos de SEQUIA prolongados, cada vez más frecuentes y mitigando las ISLAS DE CALOR que marcan subidas de  temperatura en las zonas densas de hasta 8 ºC respecto a su entorno regional.

la retención de aguas de tormenta, con pavimentos permeables y sistemas de drenaje sostenible minimiza los daños económicos de las inundaciones y aportan caudales muy útiles para reducir la aridez. Junto a la depuración de aguas grises, hace posible una economía circular del agua, reduciendo consumos y costes de mantenimiento.

La presencia visible de canales, estanques y fuentes en el espacio público aporta gran riqueza sensorial  y ambiental a las ciudades, mejorando el confort en los periodos estivales. Nuestros programas de modelización hacen posible un diseño de espacios y plantaciones que retienen el frescor y optimizan el gasto de agua en la refrigeración evaporativa.

OBJETIVOS

  • Integrar la gestión sostenible de agua como elemento clave para la planificación de Infraestructuras Verdes y las estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible.
  • Optimizar el funcionamiento de los espacios urbanos, adaptados a cada localización y clima, integrando programas cívicos con servicios ambientales como el control de inundaciones, la depuración y retención de caudales, o la refrigeración evaporativa.
  • Recuperar la presencia histórica y tradicional del agua en el centro de las ciudades, propia de nuestra cultura mediterránea, ahora con mayor precisión gracias a la tecnología de modelización de fluidos, que hace posible medir y controlar su funcionamiento.
  • Gestionar el agua en CICLOS CERRADOS, reduciendo costes y consumos.

SOLUCIONES

  • Captación de aguas de lluvia y depuración de aguas residuales, distribuida en la ciudad e integrada en espacios urbanos para reutilizarlas en usos no potables como riego y refrigeración.
  • Diseñar parques y plazas polivalentes, que puedan ser inundados temporalmente para laminar aguas de tormenta, controlando inundaciones y facilitando la infiltración.
  • Diseñar espacios exteriores frescos en verano, con condiciones específicas de forma y localización, que optimizan la refrigeración con el mínimo gasto de agua.
  • Conectar la ciudad con su paisaje a través de las redes hídricas: corredores fluviales y vías verdes como articuladores del espacio público urbano.